Historia José Eduardo Verástegui

Cuando tenía 17 años salió de su pueblo, con el sueño de triunfar en México. Comenzó trabajando como barman en un Bar llamado “Salamanca”.

Ingresó a la escuela CEA ( Centro de Educación Artística de Televisa ). En una sesión de fotografía conoció al modelo Francisco Zorrilla, quien lo estimuló a que se presentara en la audición para formar parte del grupo Kairo y fue seleccionado sin mayor problema como uno de los tres cantantes. Grabó en Milán, Italia, estuvo en Egipto filmando su primer video clip y recorrió ciudades, pueblos y aldeas de México y Latinoamérica promocionando su música, pero el éxito no fue directamente proporcional al trabajo y el grupo murió de muerte natural después de 3 álbumes.

En cambio, sus aspiraciones de seguir cantando continuaron vivas, más vivas que antes de cantar en el grupo. Aunque quería ser cantante se le hizo más fácil ser actor de telenovelas y le fue muy bien.

Grabó cinco telenovelas, la primera “Mi Querida Isabel”, donde hizo el papel de cantante, después de seminarista en “Una Luz en el Camino”, en “Soñadoras” un joven huérfano que cae en las drogas y el alcohol, en “Alma Rebelde” hace doble papel estelar de bueno y villano, y de médico oncólogo en “Tres Mujeres”.

Después de su primera telenovela, viajó a Nueva York a estudiar actuación e intentar otra vez más firmar un contrato como cantante y a convencerse que aquí la lucha por la sobrevivencia es a muerte, y a cada instante.

Logró entrar hasta las recepciones de los rascacielos donde funcionan las grandes compañías de discos y le devolvieron el demo por correo con una amable carta de rechazo. Hizo los famosos castings como modelo para tratar de conseguir dinero y vio que en las colas de las agencias había centenares de personas con atributos iguales o mejores que los de él, después de unos meses regresó a México más sólido como actor.

Y otra vez en México, como actor famoso y respetado, pero con el deseo de la música truncado, continuó haciendo lo que hacen todos: insistir, perseverar. Golpear puertas, eternas antesalas: “Siéntese ahí joven que el jefe está en una junta”, “No es el tipo de música que estamos buscando”, “A lo mejor el próximo año”, “No llame, nosotros los llamaremos si estamos interesados”.

Hasta que decidió, aconsejado por varios amigos, entre ellos el productor Marco Flores, dejar todo lo que había hecho en México, lo que tenía en México, para probar suerte en Miami, en plena curva ascendente y exitosa de su carrera como actor de telenovelas a buscar otros destinos, a cambiar lo bueno conocido por algo más bueno por conocer.

A comenzar de nuevo, a estirar los ahorros hasta que consiguiera hacer lo que quería hacer cuando salió de Xicontencatl (Tierra de Escarabajos), al norte de México, un hermoso poblado de 15 mil habitantes que viven de un ingenio azucarero y para un ingenio azucarero.

Ahí, por supuesto, trabajaba su padre, atravesando cañaverales y oliendo la molienda. Si no hubiera tenido otros sueños, ahí se hubiera tenido que quedar a trabajar en cualquiera de las plazas del ingenio como lo hacen ahora casi todos sus amigos.

En Miami, la ciudad más influyente de toda Latinoamérica, se encontró con otros jóvenes que andaban en las mismas, se consolaban y retro alimentaban con tantos intentos y pocos logros.

Después de más de 550 horas de telenovelas, por supuesto, era el rostro más reconocido del lavadero público de ropa en Miami Beach. Caminaba mucho para hacer ejercicios y porque no tenía auto, se convirtió en adicto del atún y de las deliciosas y baratas sopas enlatadas. Los ancianos del edificio donde vivía le reclamaban cuando subía el volumen en el pequeño estudio de música que ocupaba gran parte del apartamento que sus amigos llamaban La Vecindad del Chavo.

Todas las mañanas salía a trotar y en los atardeceres a nadar en el mar, por ahí se encontró a Gloria y Emilio Estefan y otros famosos de la música, prensa y televisión, que le dieron amistad, ánimo y consejos.

Se fue entrometiendo poco a poco en esta poderosa ciudad, que en el fondo no es más que un pueblo grande, donde todos los que hacen lo mismo se conocen, hasta que llegó recomendado a Fernán Martínez, -un manager con buenas credenciales y malos modales cuando de ver talento nuevo se trata-, oyeron el manoseado demo, hablaron poco y se pusieron una cita para visitar los estudios del compositor y productor, Estéfano.

Ahí, cuatro o cinco días después, encerraron a Eduardo Verástegui entre las cuatro paredes de un estudio de grabación, le pusieron un micrófono, unos audífonos y le soltaron la pista que le habían dado la noche anterior para que ensayara.

Cuando salió del estudio, Eduardo Verástegui tenía manáger, compositor y un grupo de productores que estaban embarcados en el mismo proyecto.

La canción que cantó, era YO NO SE PERDER, la misma que fue seleccionada como primer sencillo. Estéfano comenzó a escribirle canciones, a buscarle identidad a su voz.

En los sitios menos esperados, a las horas más inesperadas, durante cinco meses, fueron naciendo temas como Tequila, Suave, Estoy Aquí por Ti, Vivo la Locura, Las Luces de la Ciudad, Baila, A Partir de Hoy. Llegó el autor cubano Donato con Por Ti, un bolero delicioso, y cuando ya estaban elegidos los diez temas y listos, tuvieron un agradable problema: Eduardo se apareció con una canción de nada menos que de Omar Alfanno, la oyeron y Estéfano con generosidad y entrega, sacrificó una de las suyas para incluir Por La Falta de Tu Amor y redondear el álbum que lleva el nombre de Eduardo Verástegui.

Diez temas que son diez historias de amor con diferentes ritmos, desde la sentimental balada hasta las canciones rítmicas, todas auténticas, originales y terriblemente pegajosas.

Cuando el proyecto estaba maduro y tenía forma, se lo presentó a Universal Music y así la firma del contrato fue más fácil y ventajoso.

Después, Eduardo Verástegui cumplió otra promesa, la de ir a Roma con el contrato firmado, las maquetas de las canciones y pasar con su rosario debajo de la Puerta Santa.

Cuando el CD salió del horno se lo puso por teléfono a sus padres y tres hermanas que lo llaman Pepe como en la escuela primaria de Xicontencatl. Por teléfono también se lo hizo escuchar a sus amigotes de México que lo llaman Lalo, les dejó unas muestras a los vecinos, los ancianos y trabajadores de La Vecindad del Chavo e hizo las maletas para regresar a México, donde 14 meses atrás había salido con un sueño y después de tantos desvelos, regresaba con toda el alma puesta en esa tortillita digital que llaman CD.

Ahora Eduardo Verástegui lo tenía todo, al menos para dar el primer paso de la extensa e intensa caminata que le esperaba, para ocupar el sitio que anhelaba en el mundo artístico.

Se lo merecía. Lo ayudaba, su música, su capacidad, su voz, su carísma y el poderoso Ángel que lo acompañaba y lo sigue acompañando.

Eduardo se lanzó a Hollywood para conquistar a su futuro público americano, aprendiendo inglés en tan sólo 3 meses. Se le presenta la oportunidad de interpretar a Thomas, un Papi Chulo, el cual está envuelto amorosamente con tres chicas de diferentes ciudades, Sissi (Sofia Vergara), Patricia (Jaci Velásquez) y Lorena ( Roselyn Sanchez) en “Chasing Papi” su primera película y la cual le abrió muchísimas puertas en el mundo de Hollywood, haciendo así su segunda película “Meet me in Miami”, junto a Carlos Ponce, y diversos programas de la famosa cadena CBS como el programa Charmed, también Karen Sisco y CSI Miami.

Con su pelo oscuro cayendo descuidadamente sobre sus profundos ojos verdes, una figura alta, delgada, musculosa y una mirada romántica que sería capaz de derretir a una roca, no es raro que el actor y cantante Eduardo Verástegui se haya convertido en el sueño de millones de mujeres en Estados Unidos, Latinoamérica y Europa.

Entre la larga lista de sus admiradoras se sumo Jennifer López. La pareja se conoció durante el video de “Ain’t it Funny”,que se vió en todo el mundo, donde protagonizaron el baile gitano más sensual y provocativo que MTV haya visto jamás.

Fue elegido por “People” como uno de los 25 solteros más codiciados del mundo, honor que compartió con George Clooney, Keanu Reeves, Tom Cruise y el príncipe William de Inglaterra, entre otros. Sin lugar a dudas Eduardo es un actor triunfador en México y en los Estados Unidos y un galán simplemente irresistible.

En el año 2003 Eduardo tiene una profunda conversión católica, que cambiará su vida para siempre.
Los contratos de trabajo le llegan y muchos, pero él los rechaza, ya no participará en ningún proyecto que no esté de acuerdo a sus principios éticos, morales y religiosos.

Así es como en el año 2004 en Los Ángeles, California, Eduardo Verástegui junto con el director Alejandro Monteverde y el abogado y productor Leo Severino, crean su propia empresa productora ” Metanoia Films ” con el sueño de producir películas que tengan el potencial de tocar el corazón de la audiencia y limpiar la imagen de los latinos en Los Estados Unidos y en el mundo entero, era la única forma de filmar únicamente lo que realmente quiería.

El 15 de Agosto del 2005 comienza a filmar su primer película como productor y protagonista ” Bella “, la tercera película de su carrera.

Con muy poco presupuesto y muy pocos días de filmación, pero con mucha pasión y talento, se prepara Metanoia Films para gritar “ACCION” en Nueva York.

Así surge “BELLA”, una película que saca una mano de la pantalla, acaricia el corazón del público, le da un masajito y lo sana. Es imposible no cambiar la forma de pensar luego de verla.

Una vez terminada la película la presentaron al Festival Internacional del Cine de Toronto, que se realizó del 7 al 16 de septiembre del 2006 y allí compitió frente a 351 películas de 61 países.

Bella es seleccionada por el festival y las buenas noticias no terminan ahí, unos dias después “Los Tres Amigos” gritan de emoción cuando se enteran que su primer película gana El Premio más importante del Festival, en el cual también participaba la ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes, Almodovar, Brad Pitt, etc. El público eligió “Bella”, se conmovió con esta.

Con una gran sencillez y enorme emoción Eduardo dedicó el Premio de Toronto a su país México y a su querido pueblo de Xicotencatl en Tamaulipas, en el cual creció, se educó y siendo muy pequeño se fue gestando en él sus sueños por los cuales tanto lucho. El ama su pueblo y de él habla siempre, es su raíz
y nunca lo olvida, lo menciona con orgullo por todo el mundo.

El equipo de Metanoia luego de ganar viaja de Toronto a México D.F. para agradecer a la Santísima Virgen de Guadalupe por todo lo pedido y concedido.

Metanoiafilms presenta “BELLA” en los festivales más importantes ganando muchísimos premios, como mejor película, mejor actor y mejor director. En Estados Unidos estuvo 27 semanas en los cines ocupando los primeros lugares.

Eduardo gana muchos premios como mejor actor entre ellos el Oscar Cristiano. En la página 2 de la sección cine y tv podrán ver todos los premios que logró.

Con su película recorre los 5 continentes con gran repercusión en todos los lugares que se presenta.

Esta película cambia a Eduardo y crea La Fundación Manto de Guadalupe, una entidad con fines benéficos y sin fines de lucro, con ella Eduardo hace varias Misiones de ayuda, dos de ellas en pueblos muy muy pobres de México donde él mismo va con un grupo de voluntarios a reconstruir casas y construir otras. Siempre comenta Eduardo que la ayuda que él les lleva es inferior a la que él recibe de ellos que lo retro alimentan en su Fé.

En Houston y México reparte miles de lentes y audífonos a los niños necesitados.

El respeto por la Vida hace que él se transforme en la voz de los que no tienen voz, de los no nacidos.
Lucha sin parar Contra el Aborto y a favor de la Adopción. Para Eduardo la Vida es Sagrada y un regalo de Dios, por lo cual debe honrarse y defenderla desde la concepción hasta la muerte natural y nadie tiene derecho a interrumpirla.

Con Metanoiafilms hace un video “Dura Realidad” con el fin de mentalizar a la gente de que no aborten.

Este video lo pasan casi por todo el mundo y él lo presenta en Conferencias en los 5 continentes. En muchos colegios lo presentan a los alumnos para educarlos y enseñarle el derecho a La Vida.

En la Casa Blanca lo nombran Embajador Internacional de la Adopción.

El Parlamento Europeo le abre sus puertas para presentar BELLA y decir No al Aborto.
Políticos, dirigentes y periodistas de diversos países europeos asisten para hablar con Eduardo, su agenda fue completísima durante tres días que sólo interrumpió para comer algo y dormir una pocas horas.

La mayoría de los países le piden que de conferencias en diversas universidades. Eduardo así lo hace siempre defendiendo al no-nacido. Los lugares a los que asiste para expresar sus ideas se llenan con la sólo noticia de saber que él estará presente, la gente tiene avidez de escucharlo en su defensa de la Vida. El les abre el corazón a los asistentes.

La agenda de Eduardo se comienza a llenar de pedidos de conferencias en universidades, iglesias, canales de televisión, diarios, revistas, etc. Ha llegado a estar en España en 7 días en 8 ciudades distintas.

En la Universidad de Valencia era tal la cantidad de personas que asistieron que debieron poner tres aulas en las cuales los presentes veían y escuchaban su conferencia por circuíto cerrado de television.

Donde va, todos quedan conmovidos con sus palabras. España se enamoró de Eduardo y él de España. Los Príncipes herederos a la corona española, Don Felipe y Doña Letizia asisten al cine Ideal para ver BELLA. En España su película figura por varias semanas en los primeros puestos.

La televisión y la radio española llevan a Eduardo a los programas de mayor audiencia.
En Intereconomía, El Gato al agua, Ultimas palabras, Cope, etc, alcanzan altísimos rating de audiencia con su presencia. Todos quieren escucharlo y él asiste, dejando en la audiencia su semilla de pro-vida.

Cuando destituyen al presidente de Sudán, en Africa, el cual había matado a más de medio millón de personas, Eduardo se encontraba en Jerusalem y sin perder tiempo organizó la ayuda a ese pueblo.
Llevó un avión cargado de medicamentos y alimentos para los refugiados, además les hizo 26 pozos de agua pura que no tenían, ellos bebían de pozos donde los animales bebían y el agua era sucia en estado de contaminación.

En Darfur los ñinos lo sienten su súper heroe, lo abrazan, juegan y pueden comer. A Eduardo le fue difícil llegar allí por la cuestión política del momento, pero más difícil le fue irse y dejar a esos niños, él a nada teme y allí estuvo para ayudar.

Eduardo asiste a orfanatos, hospitales de lucha contra el cáncer, centros de discapacitados, etc, para dar su ayuda. Allí donde se lo necesita él está, si le es posible.

En el Hospital St.Jude en USA, uno de los más importantes del mundo en su especialización de cáncer cerebral infantil Eduardo pasa un momento de gran emoción jugando con los niños ( no dejen de ver las fotos en la sección Noticias del 24 de junio 2009 ), allí entre los niños estaba la niñita Grace Rosa que falleció poco después el 14 de junio, me dijeron del hospital que ella fue tan feliz con la presencia de Eduardo, que nunca lo olvidó y siempre recordaba con Gran Alegría ese día en que jugo con él y recibió sus abrazos.

Cuando está en Los Angeles se pone frente a las puertas de las clínicas abortivas con su camioneta y cuando se acerca alguien que va abortar le muestra el video Dura Realidad que hizo, ha logrado así salvar muchas vidas, ya que en USA el aborto es legal.

Lo agreden, le gritan, lo amenazan, pero Eduardo allí está con su rosario en la mano rezando para salvar a los que no tienen voz. Dice que si las madres tuvieran el vientre de cristal no abortarían.

También dice que si él estuviera en el vientre de una madre que estuviera por abortar le gustaría tener un hermano mayor afuera que luchara como lo hace él para salvarlo.

Mientras les muestra el video y les habla las invita a disfrutar de unos unos ricos pasteles que él mismo compra, es una picardía que hace, pues luego de comer no pueden abortar deben estar en ayuno y al menos se irán ese día a sus casa y lo pensarán.

El primer niño que salvó le pusieron de nombre Eduardito. Estaba Eduardo en su casa y lo llama un amigo para decirle que la novia de un amigo de él abortaría a las 8 de la mañana, Eduardo llamó por teléfono y les pidió que no lo hiciera, que lo pensaran y que si no lo querían , se lo den a él que lo adoptaba. Del otro lado del teléfono se hizo un largo silencio, Eduardo pensó “Soy Papáaaaaa”, luego les dijeron que lo pensarían. Pasado unos meses recibió una llamada y le dijeron ” te llama para decirte que soy el Papá del niño que salvaste, ¿ puedo ponerle tu nombre?”, Eduardo bajó el teléfono, su emoción era muy grande y su llanto también. Eduardo fue a verlo, lo abrazo, le dió la mamadera para alimentarlo.

Ya son cientos de niños conocidos y se calculan miles los salvados.

En el 2009 filmó “El Circo de La Mariposa”, un cortometraje que en el primer festival que se presentó ganó el primer Premio de 100.000 dólares, compitiendo entre los mejores, ahora se presentará en muchos Festivales y también dará mucho que hablar y mucho bien a los que lo vean. Es una parábola de Amor, Fe y Dignidad.

Esto demuestra una vez más que él que persevera alcanza y que Eduardo no está dispuesto a quedarse quieto.

El crecimiento espiritual y actoral de Eduardo en estos años lo lleva a querer filmar un cine para hacer un mundo mejor.

Esta es una breve síntesis de lo que Eduardo fue logrando, su carrera es intensa y está dispuesto a dar lo mejor de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *