Tom Greenan, un rebelde con causa

Tom Grennan no se queda quieto. Se recuesta en su silla, se inquieta con astillas en la mesa de madera fuera de la taberna, y mira fijamente un nuevo tatuaje en su antebrazo izquierdo, que parece un poco dolorido. “Eso es jodido, ¿no?”, dice, mirando la tinta roja y negra. “Estaba en un festival celebrando mi cumpleaños y estaba borracho, obviamente. ¿Qué pasa si se infecta?” Escucha atentamente, y luego se resiste a la sugerencia que podría necesitar para que le revisen. “Maldita sea, no me digas eso. Oh, Dios mío. Maldito amigo del infierno”.

El cantante y compositor de 23 años de edad, nacido en Bedford, ha estado bien encaminado por un tiempo. A los 18 años, atrapado en “el lugar equivocado en el momento equivocado”, fue atacado por una banda de desconocidos y se encontró a sí mismo, recuperándose con cuatro placas de metal en la mandíbula, escribiendo sobre cómo se sentía y poniéndole música.

Éxito desde el inicio

Cue su primer EP Something In The Water, publicado en 2016, y una continuación, Release The Breaks, que salió el año pasado. Apareció en la lista de The Independent’s Ones to Watch ese diciembre, y se presentó en Later… Con Jools Holland y Radio 1 Live Lounge, dando un salto más grande a la atención del público cuando apareció en la canción Chase and Status “When It All Goes Wrong”.

Grennan está ahora listo para dejar su álbum debut Lighting Matches, después de un show agotado en Shepherd’s Bush Empire en Londres… y antes de un concierto masivo en la Academia Brixton. También está haciendo un intento de récord mundial de Guinness (¿por qué no?) para el mayor número de conciertos en vivo en 12 horas – comenzando el 11 de julio en Manchester y viajando a Marlborough para 10 espectáculos.

Es un chico sólido, con una confianza fácil y ojo para la moda – en los premios NME de este año parecía un matador español, resplandeciente con pantalones negros de seda y una chaqueta de lentejuelas rojas – que parece que se lleva bien con todo el mundo, contando a gente como Elton John y Carl Bara como amigos. Y aunque ha tenido algunos contratiempos en el camino hacia aquí, se las ha arreglado para circunnavegar las turbias aguas de la industria de la música con relativa facilidad; manteniendo los ojos fijos firmemente en el futuro, haciendo las cosas a su manera, y acumulando una legión dedicada de jóvenes fans que adoran su actitud “sin tonterías” hacia la música y la vida.

Personalidad a raudales

Lighting Matches cuenta con temas como “Barbed Wire”, una versión temprana de la cual actuó en las sesiones de The Independent’s Music Box el año pasado, y ahora tiene un estilo circense, además de una banda de swing. Hay una hermosa balada de piano llamada “Lucky Ones” que aprovecha al máximo las poderosas voces de Grennan.

Su tema titular puede sorprender a los aficionados acostumbrados a la actitud fanfarrona de este joven cantautor: le demuestra que es tan hábil a la hora de escribir esos temas más reflexivos y sombríos como lo es en los atrevidos y pegadizos.

“Elegí esa canción porque es sutil, reflexiva y no es la canción más grande del disco, pero es una gran canción”, dice ahora. “El título del álbum llegó en el último minuto, como lo hizo la canción, pero el título sigo siendo yo, suena como…”, sonríe. “Me gusta causar problemas.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *